miércoles, 5 de septiembre de 2012

El acento: trucos y juegos

Para entender el acento hay que estar atento. Pero si te cuesta, los correctores ortográficos, los diccionarios y tus lecturas te ayudarán a través de tu memoria visual hasta que se despierte tu talento para el acento. Lo mejor es ir paso a paso.
La palabra es como un puzzle. Sus piezas son las sílabas. Cada VOCAL con las CONSONANTES que suenan con ella suele ser una SÍLABA  (excepto cuando van dos juntas con i, u, como en cie-lo o cue-llo, entonces es diptongo, pero eso lo guardamos para otro día). Puedes practicar recortando titulares de los periódicos y haciendo tu propio puzzle de palabras.

De todas las sílabas de una palabra, solamente una es tónica o más fuerte y las otras son átonas o más flojas. Con el juego  El generador de Roger  Rey, Fernando Romero y Alfonso García que encontrarás aquí te divertirás mientras practicas.

Ahora ya sólo queda saber cuando lleva acento o tilde. 
Las más fáciles son las esdrújulas que se acentúan todas en la antepenúltima sílaba o la tercera empezando por el final.
Las de la penúltima sílaba llanas o graves sólo si terminan en consonante diferente de n, s.
Las de la última sílaba o agudas sólo si terminan en vocal, o en n, s.

Para terminar puedes hacer unas canastas de baloncesto en este juego de Enciclomedia  llamado Encesta tu acento para practicar la acentuación. Sólo tienes que arrastrar la pelota hasta la cesta y suerte con la puntuación.